Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram
Luis Pavesio
LUIS PAVESIO
DIRECTOR
Buenos Aires Ciudad
NOTICIAS AMBIENTALES / MEDIO AMBIENTE
16/ 05/ 2017

Brasil: Alerta por un brote de fiebre amarilla

Las autoridades pidieron a la población que deje de matar a los monos

A medida que proliferan los temores en Brasil por el resurgimiento de la fiebre amarilla, las autoridades emiten una advertencia: dejen de matar a los monos.
 
Algunos agresores mataron a golpes a unos monos al dejarse llevar por el pánico ante el brote más alarmante en décadas de un virus que asedió al país durante el siglo XIX y principios del XX. Las autoridades encontraron a otros monos muertos que fueron atacados con piedras. Uno fue totalmente incinerado. Los especialistas en enfermedades infecciosas dicen que los mosquitos, no los monos, son en realidad los portadores del virus.
 
Quienes matan a los monos empeoran las cosas porque merman poblaciones que sirven como guías para saber dónde se propaga la fiebre amarilla, dijeron los epidemiólogos.
 
"Ponen a los seres humanos en mayor riesgo al matar al mensajero", afirmó Renato Alves, un funcionario en el ministerio de Salud de Brasil que está siguiendo el brote. "Los monos son un mecanismo de alerta crucial que monitoreamos para desplegar campañas de vacunas y prevención en los lugares adecuados", agregó.
 
Las súplicas de las autoridades para que se deje de matar monos en Brasil, que tiene la diversidad de primates más rica del mundo, llegan en medio de la inquietud generada por el rebrote de un virus que se encontraba entre las mayores amenazas de salud pública en el país antes de que iniciasen los programas de vacunación masiva en la década del 40.
 
La matanza de monos refleja un malentendido generalizado sobre cómo se propaga la fiebre amarilla. Los casos que son selváticos involucran monos que son infectados por especies de mosquitos que habitan el bosque. Esos mismos mosquitos transmiten entonces el virus a humanos que realizan incursiones en la selva, como cazadores o leñadores. Esos brotes a menudo son relativamente pequeños. Aunque la fiebre amarilla con frecuencia es asintomática en humanos, los pacientes que desarrollan síntomas severos pueden morir en menos de 10 días.
 
El actual brote selvático de Brasil se cobró muchas más víctimas entre monos que entre humanos. Las autoridades brasileñas calculan que más de 4400 monos murieron por fiebre amarilla en meses recientes.
compartir nota COMPARTIR:  
aumentar tamaño de letra reducir tamaño de letra
Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram

Bertuol Diseñouseweb

Edición Nº: 2549. Es una publicación de Luis Pavesio. Domicilio legal: Aráoz 1459 C.A.B.A. - Argentina