Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram
Luis Pavesio
LUIS PAVESIO
DIRECTOR
NOTICIAS AMBIENTALES / CIENCIA
05/ 03/ 2017

Un estudio ayuda a predecir cuándo van a morir los árboles

Los investigadores se basan en una serie de variables como su ritmo de crecimiento

Investigadores del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales han hecho dos estudios sobre los patrones históricos de crecimiento de los árboles que mejoran la capacidad de predecir con muchos años de antelación su futura muerte.
 
Según el doctor en Ciencias Ambientales del Departamento de Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología de la UAB y del CREAF, Jordi Martínez-Vilalta, "un árbol lleva su historia vital escrita en la madera que acumula en el tronco".
 
Así, a partir de su estudio, los investigadores buscan variables, como su ritmo de crecimiento, que les permitan predecir qué especies y qué bosques pueden estar en peligro de muerte por los episodios de sequía asociados al cambio climático.
 
El experto augura que los efectos del cambio climático sobre los bosques serán a través de una disminución en la disponibilidad de agua, causada tanto por el aumento de las temperaturas como por una disminución de las precipitaciones.
 
Los ritmos de crecimiento quedan registrados en los anillos anuales que se forman en los troncos de madera de muchas especies y reflejan la alternancia de estaciones propicias para el crecimiento (especialmente la primavera) con otros que no lo son (el invierno y, en menor medida, el verano).
 
Los dos trabajos del CREAF-UAB han comparado los anillos de crecimiento de árboles que han muerto con los de otros que han sobrevivido a una sequía, para ver hasta qué punto los patrones de crecimiento histórico predicen la mortalidad.
 
En el primero de los trabajos compararon diversas metodologías y proponen un protocolo para testar estadísticamente esta relación entre crecimiento y mortalidad.
 
En el segundo trabajo, los investigadores analizaron los datos de 2.970 árboles muertos y 4.224 árboles vivos, de 190 localidades y pertenecientes a 36 especies.
 
Los investigadores concluyeron que en la inmensa mayoría de los casos (84%) el crecimiento de los árboles que terminaron muriendo era inferior al de los árboles supervivientes en el período inmediatamente anterior a su muerte.
compartir nota COMPARTIR:  
aumentar tamaño de letra reducir tamaño de letra
Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram

Bertuol Diseñouseweb

Edición Nº: 2513. Es una publicación de Luis Pavesio. Domicilio legal: Aráoz 1459 C.A.B.A. - Argentina