Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram
Luis Pavesio
LUIS PAVESIO
DIRECTOR
NOTICIAS AMBIENTALES / RESIDUOS
23/ 07/ 2018

Ámsterdam crea el primer calzado hecho a base de chicles recolectados de la calle

La iniciativa se complementa con otra que se dedica a eliminar estos desechos en diferentes áreas metropolitanas

Si va caminando por una ciudad mientras disfruta de un chicle, probablemente se habrá encontrado con el momento en el que no le queda más remedio que buscar un pañuelo de papel o un tiquet viejo para envolverlo con el fin de que no acabe en el suelo. Los chicles son peores incluso que las colillas, ya que son 10 veces más difíciles y caros de eliminar. Las ciudades se han puesto las pilas contra este correoso problema y las urbes holandesas son un ejemplo de ello.

Jolande Penninks es una ciudadana holandesa que ha fundado Gumbudy, una organización que ha empezado a instalar tableros en distintos puntos de Ámsterdam, Róterdam y otras ciudades holandesas con la representación de un mapa del mundo para que la gente pegue el chicle en ellos. Su objetivo es limpiar las calles y por ello los ha colocado en lugares concurridos como centros comerciales o estaciones de trenes y autobuses.

Junto con otros cuatro entusiastas profesionales jubilados, creó esta iniciativa utilizando sus conocimientos especializados y su creatividad para mantener las calles limpias de chicles y, lo que es más importante, resolver un problema perjudicial para el medio ambiente. Gumbudy se ha asociado con las autoridades municipales para recoger los chicles usados de los ciudadanos y sensibilizar en la calle y en las escuelas sobre el impacto ambiental que tiene tirar estas chucherías al suelo.

El proyecto dio un paso más cuando los municipios del área metropolitana de Ámsterdam, lanzaron Gumshoe, el primer calzado del mundo hecho a base de chicles recogidos de las calles de la ciudad por Gumbudy. Los zapatos llevan un mapa de Ámsterdam en la suela. Con esta iniciativa, no solo combaten el problema ambiental de la basura de goma, sino que mejoran la limpieza de las calles al tiempo que aumentan su atractivo.

El propósito es concienciar con una innovación sorprendente en forma de unas deportivas especiales de la ciudad. "Nuestro compromiso diario es brindar a la gente buenas condiciones de vida, trabajo y ocio en la capital de Holanda", explica Mustafa Tanriverdi, del Área Metropolitana de Ámsterdam.

Cada año, alrededor de 1,5 millones de kilos de chicle acaban en las calles de Holanda. Limpiarlos cuesta millones de euros a los Ayuntamientos del país.
compartir nota COMPARTIR:  
aumentar tamaño de letra reducir tamaño de letra
Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram

Bertuol Diseñouseweb

Edición Nº: 2874. Es una publicación de Luis Pavesio. Domicilio legal: Aráoz 1459 C.A.B.A. - Argentina