Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram
Luis Pavesio
LUIS PAVESIO
DIRECTOR
NOTICIAS AMBIENTALES / CIENCIA
05/ 01/ 2018

La NASA estudia una misión interestelar que podría llevar casi un siglo

El proyecto de explorar Próxima Centauri se lanzaría en 2069

La Voyager-1 es la nave que más lejos ha llegado en el espacio. Despegó en 1977 y tardó 37 años en salir del Sistema Solar. A su vertiginosa velocidad actual de 17 kilómetros por segundo tardará otros 70 mil años en alcanzar la estrella más cercana.

Si a los humanos nos cuesta tanto acordar un plan para mitigar el cambio climático de aquí a 100 años, ¿cómo pensar en una misión para alcanzar otro astro y sus planetas en un tiempo razonable?

Es lo que ha hecho Anthony Freeman, del Laboratorio de Propulsión a Chorro, el epicentro de las misiones robóticas de la NASA, (JPL, por sus siglas en inglés). Junto a Leon Alkalai, jefe de la oficina de planificación estratégica, el ingeniero acaba de presentar el primer concepto para una misión interestelar que se lanzaría en 2069, cuando se cumplan 100 años de la llegada del hombre a la Luna.

"La NASA comenzó a contemplar misiones interestelares hace 30 años", explicó Freeman. "Entonces el foco de atención era cómo hacer posible la comunicación entre la nave y la Tierra. Después hemos revisado estas ideas más o menos cada década", agregó.

El nuevo proyecto, aún sin nombre, "está en un etapa muy temprana como concepto de misión", adviertió Freeman, pero coincide con el reciente arranque de proyectos similares impulsados por organizaciones privadas y con la aprobación en el Congreso de Estados Unidos de un documento promovido por el republicano John Culberson que pide expresamente a la NASA que comience a financiar ya este proyecto.

El destino de la futura misión sería Próxima Centauri, donde se ha descubierto un planeta habitable del tamaño de la Tierra.

La propuesta de Freeman contempla una nave capaz de viajar al 10% de la velocidad de la luz, con lo que alcanzaría Próxima en 40 años.

Las primeras imágenes tomadas desde allí llegarían a la Tierra unos cuatro años más tarde, en 2113, casi dentro de un siglo. Esto supone que los ingenieros y científicos que analizasen esas imágenes ni siquiera habrían nacido cuando se lanzó la nave, y probablemente la mayoría de sus diseñadores originales estarían muertos para entonces

Ninguna misión espacial se ha enfrentado a este tipo de horizontes temporales y este es uno de sus mayores retos, admitió Freeman. "Ahora las misiones espaciales se hacen con un enfoque muy conservador. Si realmente queremos enviar una misión a otra estrella no podemos hacer eso, tenemos que ser un poco más locos", reconoció.
compartir nota COMPARTIR:  
aumentar tamaño de letra reducir tamaño de letra
Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram

Bertuol Diseñouseweb

Edición Nº: 2644. Es una publicación de Luis Pavesio. Domicilio legal: Aráoz 1459 C.A.B.A. - Argentina